Un auto blanco II

Bueno, se acordaron:

A doce días de la desaparición del albañil Jorge Julio López, cuya declaración fue clave para condenar al represor Miguel Etchecolatz, la Corte Suprema pidió esta tarde «la debida protección de los testigos» que comparecen ante los Tribunales, para así «garantizar el ejercicio de la función jurisdiccional» del sistema de Justicia.

[vía Clarin.com]

Urbanismo Constituyeño II

Las vistosas maquetitas de Moca auguran algo así como el domo de «La Fuga de Logan» en la ex- fábrica, al borde de la autopista, a un paso de la Plaza.
Uno se explica la fuerza de torque en lo que demora el portón automático en permitir el paso del BMW a la avenida Montes de Oca, para tomar otras arterias alternativas, para gente como uno viste?
Luego me entero que Tacuarí en intersección con la Avenida Garay (sí, ahí, donde la panchería resbala a los desprevenidos) se denomina «Altos de San Telmo».
Qué es pasando?
La ciudad se desborda y poseer un bulín es puro lujo.
Mientras tanto en las cuadras de mi Patria, los perros mastican profilácticos y los borrachos adquieren habilidades de boxeo con la zurda para no largar el tetra-brick.
Etología e Intervención callejera. Ciencia y Arte.
Sospecho que esos paneles gigantescos articularán un biombo que cubra la autopista y todo, como basura bajo la alfombra, disimulado para que el dueño del BM no se angustie y aumente la dosis del ansiolítico que le recomendó un amigo en el happy hour, en el after office.
Pero háganme el favor!

Un auto blanco

Hoy recibo un llamado en casa con un mensaje grabado informando los números que dispone el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires para recibir cualquier notificación sobre el albañil Julio López. Hace un rato, mensaje en el celular.
Por un lado creo que todos coincidimos en que si un tipo testifica en un caso tan delicado debe tener algún tipo de garantía por parte del estado, custodia, etc. Porqué puedo pensar que ese error terrible tuvo otra finalidad?
El viernes previo a la noticia soñé con un hombre atado y en el baúl de un lujoso auto blanco. Esto no significa nada, pero algo me advierte que detrás del asunto hay mucho más dinero que el que cualquier delincuente pueda contar. Es mi impresión.

Sin tetas no hay paraíso

No lo digo yo, pero tarde me entero de la telenovela que es furor en Colombia, basada en el libro del escritor colombiano Gustavo Bolívar de mismo nombre.
Dicen que la cantidad de intervenciones estéticas ronda los 180.000 zurcidos, para aquel país y unos 150.000 al año en nuestra república. Ahí nomás de Europa y Estados Unidos.
Nip Tuck me tiene en ascuas, tanto como Huff, Dr. House y otros retorcidos profesionales de la salud. Qué diría Marcus Welby, paladín de la aspirina.
Espero ansiosa la llegada de «Sin tetas…» para ver si son capaces de superar lo que Betty La Fea provocó en la audiencia local.

Pensar la imagen

Noche de jueves para terminar exprimiendo el cerebro en un careo alumno-profesor. Un repertorio técnico como guía que desorienta. De qué estamos hablando?
Esta muñeca es vaga y confía extremadamente en la tecnología. Delfi le pide que anote su storyline en el frente.
_ No, te lo digo que no voy a escribir en el pizarrón.
Esta bien, pienso, yo haría lo mismo.
Y la clase para mí es un tambo donde la vaca (el proyecto) espera el ordeñe. Cada cual a su modo.
En realidad mi hacer se concentra en el que ofuscado, no encuentra el ritmo de sus manos. La teoría del ordeñe aporta datos, pero con datos no se construye la prosperidad.
Pensar el problema implica un ejercicio de imaginación o proyección mental en ausencia de cualquier soporte, pero la mímica, como se enseña?
Comentar una herramienta de pensamiento, el modelo en acción, implica cierta intimidad, la misma que respalda a una madre cuando enseña al hijo a lavarse los dientes. Un procedimiento cuidadoso que puede cuestionar el modo pero nunca, bajo ningún punto de vista los resultados. Los resultados se evalúan, no se corrigen. Esa evaluación debería retroalimentar los procesos, esta vez, según los criterios del ejecutante.
Por aquí debe andar la didáctica. Debería recordarlo.
Enseñar a hacer o enseñar a pensar en el hacer, esto último es problema de la Heurística.

Salamería

large.jpgEn algún momento aprendemos a cerrar el pico. Ejercitamos un criterio de prudencia u obediencia. Obedecer es un verbo obsoleto. Prefiero respetar.
_ Porqué tenés que andar diciendo que tal cosa es bella? A quién le interesa?
_ Yo señalo la belleza cuando una conversación como esta no lleva a ningún lado. Prefiero atender el naranja en un papel, una «a» Garamond sobre un fondo blanco.
_ Sé…
Entonces hoy digo que los que leen y los que escriben merecen mi atención. Vaya mi saludo afectuoso para todos ellos y mi felicitación en su empeño de mantener con vida este medio.
En contra de lo que dicta la obediencia a ciertas reglas que señalan lo privado como una banalidad, pondero los blogs personales que problematizan sobre la propia circunstancia con la misma rigurosidad de aquellos, que teniendo amplias referencias, analizan el estado de los acontecimientos de la circunstancia global.
Cada uno en su tierra, con su idioma y sus creencias.
Que se rasgue el paño de los saberes a través de la experiencia. Verbalizar con honestidad. Ser eficaz.
A los salames que se dedican a basurear, fabular intrigas, o competir con argumentos respaldados con un librito de encuadernación barata que nadie recordará, ni un renglón a partir de acá.
Gracias a los que leen, escriben y comentan por su tiempo, su afecto.

Levantar el guante

Maray piensa que no sirve para pelear.
También detesto discutir. Pero si me agarran por el lado salvaje, ante una injusticia, falta de respeto o desidia, puedo convertirme en un gorila temible.
No grito, no revoleo, no me ofusco, creo que casi no me muevo. Pero las palabras salen filosas, astutas, malditamente persuasivas. Breves como un chicotazo. Fuertes como la envestida de ese mono enorme, cayendo de cúbito dorsal desde el extremo del Empire State. Siempre y cuando tenga ganas. Sino me voy, y es la última vez.

Tres cosas

1) Porqué los noticieros de la mañana tienen platos con medialunas, jugo y café y los del mediodía y la noche ni una empanada?
2) Porqué la tonicidad muscular simpatiza con el sufrimiento físico?
3) Porqué si uno no se manifiesta con pragmatismo el que nos sigue en la cola pretende tomar nuestro lugar?

Empeño

tres o cuatro

Esta foto se ve muy mal robada desde el celular. Pero se ciñe a la historia del fotógrafo que pasa en bicicleta y ofrece sus servicios para que me dividan la cabezota al medio y anuden los hemisferios con elástico de calzón.
Lloré mucho y me refregaron la cara con agua fría. Aquí no se percibe, pero en el original se ven los ojos achinados y húmedos.
Yo no lo sabía, pero esta imagen sería uno de los tesoros en la memoria de mi madre.
El lunes pasado me tocó cambio de guardia con Inesa.
Quedamos solas con Elénica, caminando despacito, bailando, comiendo vainillas y chiflando a los gansos.
Cuando volvemos del paseo, se detiene a mirar la foto en el pasillo. Ahí nomás se le antojó un grito:
_ Haydéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee _ así de largo.
Luego silencio y mirada traviesa.

Ultimamente algunos recuerdos regresan y esto le comentaba a Norma, la señora que la cuidó hasta el año pasado junto a mi hermana.
_ Cuando empezó la enfermedad todos los días pasaba por la foto esa y me contaba cosas de vos. Ya cuando estaba perdida; un día la encuentro en el fondo, escondiendo el cuadro entre unos yuyos. Y yo le dije: Qué hacés Elenita? entonces tu madre me contestó: Shh… callate que estoy guardando a mi nena para que no se me pierda nunca más.

Parece que Elenita me encontró.